Iremos a medias. Santi Villegas y Faustí Gutiérrez

Santi Villegas: Os presento a Faustino, Faustino Gutiérrez, salesiano, actualmente rector de la parroquia San Antonio de Padua en Sant Vicenç dels Horts y, aparte, persona de confianza del ecónomo inspectorial y, por lo tanto, apoderado aquí en la gestión económica de la Inspectoría en la zona norte. Fue ecónomo inspectorial también durante 10 o 12 años y anteriormente director de algunos colegios y comunidades.

Faustí Gutiérrez: Os presento a Santi Villegas, Santiago Villegas, Santi, para todos nosotros. Barcelona, 1969, padre de familia y también, desde hace más de 20 años, coordinador en gestión económica y coordinador, los últimos años, de toda el área económica. Primero de la Inspectoría Nuestra Señora de la Merced, y a partir de 2014, de la Inspectoría María Auxiliadora. 

¿Qué os une?

SV: En un primer momento nos ha unido la economía. La economía tiene en general mala fama, a veces separa a las personas, pero en nuestro caso no. Empezamos con una relación laboral, hace más de veinte años y desde entonces hemos ido trabajando juntos de forma realmente ininterrumpida. Es verdad que después de tantos años trabajando ahora ya hay una relación también personal. Durante estos años hemos ido compartiendo alegrías, también alguna pena a nivel personal, familiar…Recuerdo por ejemplo que Faustí bautizó a uno de mis hijos, con lo cual, la relación que en algún momento fue una relación profesional ahora ya es una relación personal. 

F.G: Bien, pues, lo que compartimos en común con Santi, evidentemente ha sido la responsabilidad en el tema económico y coincido con él que nos ha llevado a una relación también personal en la que hemos compartido, como decía, otros aspectos de nuestra vida. Un trabajo continuado y en común de hace más de 20 años pues lleva a un acercamiento también personal y, por lo tanto, compartimos muchísimas horas al día y esto lleva pues a sentirnos cercanos. 

¿Qué valoras más del otro? 

SV: Valoro bastantes cosas. Por un lado, la capacidad de escucha que tiene, la amplitud de miras, la mentalidad abierta ante los cambios que van viniendo, la humildad que no todos tenemos a veces de reconocer que no todos somos expertos en todos los temas. Y, por lo tanto, la capacidad de dejarse aconsejar. Por otro lado, también este interés por intentar siempre saber cosas nuevas sobre temas económicos, aspectos legales, aspectos tecnológicos. Pero por encima de todo, lo que más valoro es el trato que tiene con las personas. Un trato cordial, amable. Durante estos veinte años que hemos compartido he visto la relación de amabilidad y cordialidad que ha tenido y que tiene con todo el personal de Can Prats. En mi caso, por ejemplo, no me he sentido nunca, a pesar de que he tenido siempre claro quién era el jefe, en una relación de jefe y empleado, sino más bien en una relación de compañerismo y de corresponsabilidad en la gestión de lo que hemos tenido entre manos. Por lo tanto, valoro esto, el trato humano que tiene con la gente.

F.G: Pues de Santi valoro sobretodo, o en un primer momento su profesionalidad. Incuestionable y de un altísimo nivel. Su implicación en el proyecto salesiano, en su carisma, su dedicación, incondicional, sin contar horas… Su trato afable, cercano, de escucha con las personas, y su disponibilidad a todo lo que la responsabilidad que hemos compartido ha solicitado de él. También la cercanía en el trato, no solamente poder compartir aspectos de la responsabilidad, sino cosas de la vida ordinaria.

¿Qué deseamos para la Campaña Somos Uno?

SV: Con la ilusión y con el trabajo de seglares y salesianos espero realmente dos cosas. A nivel local, espero que aquí en Can Prats nos siga ayudando a crecer como casa salesiana y como familia. Y a nivel inspectorial espero que nos ayude a crecer también y a profundizar en el sentimiento de Inspectoría. Que nos haga más fuertes y que con ello nos ayude también a superar mejor los retos que seguro nos deparará el futuro. 

F.G: Bien pues, en esta Campaña de Somos Uno, y en esta responsabilidad que comparto no solamente con Santi, sino con todos los laicos que están implicados en distintos aspectos de la gestión de la organización inspectorial en esta zona, que no se vea como tareas un poco opuestas, sino realmente compartidas en cuanto a los objetivos y el talante de llevarlas a cabo. Todos al servicio de la única misión salesiana, desde la responsabilidad que cada uno tiene. 

 

SV y F.G: Somos Uno

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies